Lluvia de Ideas

La lluvia de ideas, también conocida como brainstorming o tormenta de ideas, consiste en una técnica de pensamiento que ayuda a fomentar la creatividad, estimular el trabajo cooperativo, superar bloqueos y eludir prejuicios. También se considera entre las tecnicas de estudio aplicables de manera individual.

El método resulta muy sencillo e intuitivo y permite trabajar a varios niveles y con diferente cantidad de personas o de manera individual, con la ventaja también de ser aplicable a diferentes rangos de edad.

La base de la técnica consiste en potenciar la creatividad y romper los obstáculos que puedan entorpecerla debido a diferentes situaciones, como tensión en una reunión, bloqueos personales o colaborativos o novedad de la tarea. Sirve igualmente para proporcionar puntos de partida o romper el hielo en un grupo.

La lluvia de ideas se basa en cuatro puntos fundamentales:

– Dejar que fluyan las ideas, sin autocensuras, para romper la habituación.

– Evitar las críticas para favorecer la espontaneidad.

– Utilizar la cantidad antes que la calidad de las ideas. Interesa que aparezcan muchas, para luego proceder a su selección.

– Fomentar la colaboración sin competición.

Las formas de realización son variadas y efectivas siempre que se respeten los principios básicos que rigen la técnica y la dotan de fuerza y eficacia.

El desarrollo clásico recorre los siguientes pasos:

– Se plantea el objetivo con claridad, de manera que todos hayan entendido tanto la tarea que va a realizarse como el objetivo y el asunto concreto al que se aplica la técnica.

– Se fija el tiempo de duración de la sesión, por ejemplo 30 minutos.

– Uno del grupo se encargará de apuntar en una pizarra, rotafolio u ordenador con proyector las diversas ideas, de modo que todos los participantes vean las que van apareciendo.

– Las ideas se expresan mediante una sola palabra o expresiones breves.

– No se juzgan las ideas, aunque sí se pueden aprovechar las que salen para generar otras.

– Se propone un número objetivo de ideas que hay que alcanzar.

– Se evalúan las ideas aportadas. Esto se puede hacer en esa misma sesión o en otra. Si es un proceso de grupo, será mejor que evalúen esas ideas los mismos que las generaron mediante algún sistema de decisión sencillo y rápido, para poner en marcha el proceso creativo que se está buscando.

Lluvia de ideas en grupo

Lluvia de Ideas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s